El entorno puede afectar la efectividad de los antidepresivos

By | 22 septiembre, 2016

Los antidepresivos SSRI (inhibidores de la re-captación selectiva de serotonina, de los cuales el más conocido es Prozam) están entre los medicamentos más comúnmente adoptadas, pero no parece haber ninguna manera de saber de antemano si estos fármacos funcionarán de manera efectiva. Ahora un equipo de investigadores europeos ha desarrollado una nueva teoría de la acción de los SSRI y la ha probado en ratones estresados, revelando que las circunstancias a las que nos enfrentamos puede que influyan en el funcionamiento de un antidepresivo.

Según explica la investigadora Silvia Poggini, del ‘Istituto Superiore di Sanità’, en Roma, Italia, los antidepresivos funcionan para muchas personas, pero en entre el 30 y el 50 por ciento de las personas con depresión, los antidepresivos no funcionan. “Nadie sabe por qué. Este trabajo podría explicar en parte la razón”, afirma esta experta, que presentó su trabajo en la Conferencia del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología, que se celebra en Viena, Austria.

Los investigadores han propuesto que el simple incremento de los niveles de serotonina, al tomar SSRI, no genera una recuperación de la depresión, sino que pone el cerebro en una condición en la que se puede suceder el cambio: aumenta la plasticidad del cerebro, por lo que está más abierto a cambiar.

“En cierto modo, parece que los SSRI abren el cerebro para moverse de un estado fijo de infelicidad a una condición en la que otras circunstancias pueden determinar si se recupera o no”, argumenta Sra Poggini. Según los investigadores, son las circunstancias ambientales con las que se encuentran en el momento del tratamiento las que determinan la probabilidad de mejorar o empeorar.

Para confirmar esta teoría, los autores tomaron una muestra de ratones a los que se les sometió a estrés durante dos semanas, luego empezaron el tratamiento de los ratones con fluoxetina y dividieron el grupo: la mitad continuó en una situación de estrés mientras la otra mitad estuvo sometida a un ambiente más confortable.

Luego, analizaron a los ratones para medir los niveles de las citoquinas relacionadas con el estrés en el cerebro. Las citoquinas son moléculas relacionadas con proteínas que ayudan a la comunicación de célula a célula de en el sistema inmune.

De esta manera, encontraron que los ratones mantenidos en un ambiente más confortable mostraron un aumento en la expresión de citoquinas pro-inflamatorias y la disminución de genes anti-inflamatorios relacionados, además de como mostrar menos signos de depresión, mientras que los que continuaron bajo tensión exhibieron el efecto opuesto (es decir, una disminución en las citoquinas pro-inflamatorias y un aumento en la expresión de genes anti-inflamatorios, con más signos de depresión).

Los ratones tratados con fluoxetina expuestos al ambiente cómodo registraron un aumento del 98 por ciento en las citoquinas pro-inflamatorias IL-1 pero los ratones en un ambiente estresado y tratados con fluoxetina mostraron una disminución del 30 por ciento en el citoquinas pro-inflamatorias TNF-a, lo que indica que la respuesta a los antidepresivos puede ser determinada del ambiente.

“El estudio muestra que simplemente tomar un SSRI probablemente no es suficiente. Para que un antidepresivo funcione bien, es posible que tenga que estar en un ambiente favorable. Esto puede significar que tenemos que considerar cómo podemos adaptar nuestras circunstancias y que el tratamiento antidepresivo sólo es una herramienta para usar en contra de la depresión”.

No obstante, esta experta señala algunas limitaciones del estudio, por ejemplo que no explica la gama entera de acciones de los SSRI, además de que se realizó en un modelo animal, por lo que se necesitan estudios clínicos y epidemiológicos para probar aún más la validez de la hipótesis. “Nuestros resultados son preliminares y se aconseja encarecidamente que los pacientes sigan el tratamiento prescrito por sus médicos”, recomienda.

El estudio muestra que simplemente tomar un SSRI probablemente no es suficiente. Para que un antidepresivo funcione bien, es posible que tenga que estar en un ambiente favorable.

El estudio muestra que simplemente tomar un SSRI probablemente no es suficiente. Para que un antidepresivo funcione bien, es posible que tenga que estar en un ambiente favorable.

Comparte este post