Un 55,4% de menores no hace suficiente deporte

By | 20 octubre, 2016

Son más de la mitad los niños y adolescentes españoles, y un 27% de los adultos, los que no practican la cantidad de deporte recomendada. Cuestiones como la edad y el sexo influyen en que se haga ejercicio físico y cuánto, así como los hábitos sedentarios que son cada vez más comunes en las sociedades occidentales. El estudio llevado a cabo por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) informa de que el 55,4% de los menores en España no hace suficiente deporte y según una encuesta de Thiomucase solo un 21% de los hombres hace deporte a diario.

Según lo que recomiendan las organizaciones de salud y nutrición internacionales, los jóvenes de 5 a 17 años de edad tendrían que realizar como mínimo 60 minutos de actividad física al día, ya sea moderada o vigorosa. Esto equivaldría a 420 minutos semanales, es decir 7 horas que se podrían repartir en tan solo una hora al día como dictan las recomendaciones internacionales. Pero más de la mitad de los niños y adolescentes de entre 9 y 17 años entrevistados en el estudio no lo cumplen.

Uno de los factores más influyentes en el no cumplimiento de estas recomendaciones es el sexo. La cifra de jóvenes de sexo femenino comprendidas en estas edades que no practican suficiente deporte se eleva al 73,3%. Los varones que no realizan la cantidad de actividad física recomendada, sin embargo, constituyen un 44,5%. Curiosamente esto cambia cuando se llega a la edad adulta. La falta de cumplimiento de las recomendaciones internacionales en temas de ejercicio físico es mayor en los hombres.

A las personas de entre 18 y 75 años de edad se las considera adultas y se les recomienda practicar 75 minutos a la semana de actividad física vigorosa o 150 minutos de ejercicio moderado. Sin embargo, el 31,1% de los hombres no cumple con ninguna de estas recomendaciones, frente al 23,2% de mujeres.

deporte

Los niños practican menos deporte y más actividades sedentarias, como ver la televisión.

Consecuencias de la falta de deporte en menores:

La actividad física es esencial para el correcto desarrollo y crecimiento de los niños y su salud. A través del deporte habilidades como el crecimiento social, físico, emocional o intelectual se desarrollan mejor. También ayuda a rendir más y mejor en el colegio, y conseguir una concentración mayor.

  • Consecuencias físicas: La salud se puede ver altamente afectada por una falta de deporte. Sobrepeso y obesidad son las consecuencias físicas y médicas más frecuentes, pero también pueden aparecer enfermedades coronarias y colesterol. Enfermedades como la diabetes o la osteoporosis, e incluso los trastornos del sistema inmune son también resultado de la falta de deporte.
  • Consecuencias intelectuales: Una falta de actividad física genera consecuencias en el rendimiento escolar de los niños. La concentración y la atención de los jóvenes se ve afectada. La escasez de deporte también influye en los trastornos del sueño.
  • Consecuencias emocionales: La escasez de deporte puede alterar el estado de ánimo de los jóvenes. El deporte es una manera de soltar adrenalina y canalizar emociones negativas. También puede alterar la autoestima y hacer que ésta disminuya, aumentar la timidez e inseguridad. La dificultad para relacionarse con el entorno también puede ser una consecuencia, así como la dificultad de trabajar en equipo. No practicar deporte puede crear impaciencia, no conseguir las metas deseadas, el aumento del estrés, de la ansiedad y de la depresión.

Obesidad infantil:

deporte

El deporte y la dieta equilibrada son esenciales para evitar la obesidad infantil.

El estudio europeo IDEFICS ha determinado que casi uno de cada cinco menores en España tiene obesidad. Las principales causas de la obesidad infantil son la falta de deporte, dormir menos de 9 horas, una vida sedentaria frente a la televisión y una alimentación poco saludable.

El estudio en España se hizo principalmente en Huesca y Zaragoza dónde 1.600 niños fueron estudiados, a cargo del Grupo de Investigación sobre Nutrición de la Universidad de Zaragoza. Las conclusiones destacan que España pertenece a tres de los países cuyo porcentaje de obesidad infantil es mayor con un 17,8 y solo superado por Chipre e Italia. Las causas son claras: el abandono de la dieta mediterránea y el aumento de un estilo de vida sedentario.

Los niños que tienen una actividad física menor  tienen más probabilidades de padecer obesidad que aquellos que son más activos. Por lo que parece que la causa principal de la obesidad es la falta de deporte, ya que las prácticas sedentarias aumentan el depósito de masa corporal.

¿Cómo evitar la obesidad en niños?

  • Consumir más frutas y verduras.
  • Disminuir las bebidas azucaradas.
  • Beber agua.
  • Aumentar el deporte.
  • Destinar menos tiempo a la vida sedentaria como ver la televisión.
  • Dormir más.
  • Incrementar las horas que los padres pasan con los hijos en las comidas.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *