Progesterona: Qué es y para qué sirve

By | 31 agosto, 2016

La progesterona es una hormona sexual muy importante para la mujer. Descubre en qué consiste y cuáles son sus principales funciones en el ciclo menstrual, el embarazo y en la lactancia.

La progesterona es una hormona sexual liberada por los ovarios y posteriormente por la placenta cuando la mujer se encuentra embarazada. De hecho, durante la gestación, juega también un papel importantísimo para la lactancia, dado que ayuda a la preparación de las glándulas mamarias para que aumenten el tamaño de los senos y segreguen leche.

Cuando se produce la ovulación durante el ciclo menstrual los ovarios empiezan a producir progesterona, la cual actúa luego en el endometrio y hace que éste segregue unas proteínas que nutren al óvulo fecundado, por lo que proporciona unas condiciones óptimas únicas para ayudar al desarrollo correcto del embrión.

Luego, alrededor de diez semanas después de comenzar el embarazo, será la placenta quien se encargue de su producción, haciendo que finalmente el embarazo se desarrolle de manera segura.

 

Progesterona

La progesterona

 

¿En qué consiste la progesterona? ¿Qué es?

Como indicábamos anteriormente, la progesterona es una hormona sexual liberada principalmente por los ovarios, aunque también tiende a ser producida –aunque en menores cantidades- por el hígado y también por las glándulas adrenales.

Se comienza a producir después de la pubertad, desde el momento en que la mujer ha tenido su primera menstruación. Luego comenzará a producirse en cada ciclo menstrual, hasta irse deteriorando de manera progresiva hasta que la mujer llega a la menopausia.

Cuando se ha pasado la menopausia la progesterona se utiliza como parte  de la terapia de reemplazo hormonal, que también incluye estrógeno, útil para el tratamiento de los síntomas más comunes y reducir a su vez el riesgo de contraer determinadas enfermedades.

Es más, el tratamiento con progesterona puede ayudar a prevenir el engrosamiento anormal de la membrana interna del útero, disminuyendo por tanto el riesgo de cáncer de útero.

Como ocurre con los estrógenos, esta hormona sexual también es fundamental en la evolución de los caracteres sexuales secundarios de la mujer (desarrollo de las glándulas mamarias, maduración de los órganos sexuales y acumulación de grasa en algunas zonas del cuerpo).

Progesterona: Las principales funciones

La progesterona es una hormona sexual conocida más que nada porque forma parte activa en el desarrollo de los atributos sexuales femeninos, que son los que en definitiva permiten identificar y distinguir a los diferentes sexos.

Es en la pubertad cuando aparecen estos caracteres sexuales, la cual comienza aproximadamente a los once años, y se convierte en una importantísima etapa de cambios que permiten que tanto el varón como la mujer puedan cumplir con la función reproductiva.

En este punto la progesterona cumple una importantísima función, pero no es en realidad la única. Te las descubrimos a continuación:

  • Forma parte del desarrollo de los caracteres sexuales femeninos: como indicábamos en las líneas anteriores, desarrollo de las glándulas mamarias, acumulación de grasa en ciertas zonas del cuerpo de la mujer, y desarrollo y maduración de los órganos sexuales.
  • Durante el ciclo menstrual: adapta el endometrio para facilitar la implantación del embrión en el mismo.
  • Durante la gestación: ayuda a que el embarazo se desliza de forma segura.
  • En la lactancia: ayuda a preparar las glándulas mamarias, para que éstas aumenten el tamaño de los senos para la futura segregación de leche.
  • Ejerce un efecto relajante del útero, aumentando a las secreciones del cuello uterino y a la vez manteniendo la vascularización de la mucosa uterina.
  • Incrementa la excreción de cloro y de sodio.
  • En los meses de la menopausia: se utiliza en la terapia de reemplazo hormonal, ayudando a tratar sus síntomas y a reducir el riesgo de contraer enfermedades (como el cáncer uterino, al ayudar a eludir el engrosamiento anormal de la membrana interna del útero).

 

Los varones también tienen esta hormona sexual en su cuerpo, pero en pequeñas cantidades en comparación con la mujer. En ellos es producida por las glándulas suprarrenales y por los testículos.

 

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *